Etiquetas humanas: Basta de etiquetas

Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

¡No acates etiquetas humanas, no te acotes!

Etiquetas, etiquetas humanas, a veces amenas, a veces menos. Etiquetas que a veces munen y a veces minan.  Ponerle un nombre a las cosas puede ser necesario, sí, ¿pero no crees que cuando acatas etiquetas… te acotas? Tengo la impresión de que sí, y que muchas veces en nuestro afán de explicar y entender usamos etiquetas humanas como ataques hacia otros y hacia uno mismo (incluso hasta el punto de creer que las etiquetas son las que nos destacan, cuando creo que más vale nos estacan). ¿No será que es cuando te quitas etiquetas que realmente catas la vida y te catas? Ea, quita y quítate etiquetas humanas: No acates etiquetas, no te acotes.

¿Eres dark, hippie, hardcore, pijo, punk, emo,
heavy, gótico?
¿Eres rapper, tecno, motero, surfero,
gafapasta, moderno, friki, choni?

Etiquetas, etiquetas, etiquetas…

La etiqueta te encasqueta y te deja el coco quieto.
Quieto y duro. Como un cascote.
Tú no eres etiquetas, no ejecutes etiquetas.
No te acates etiquetas,
no te acotes.

Tengo un máster en derecho
y un posgrado en periodismo.
Yo necesito el título ya si quiero salir a flote.
Yo solo uso ropa de Armani aunque cueste un lingote.
A mí se me respeta, soy un alto sacerdote.

La etiqueta te alicata. Pero no te rescata.
No te acates etiquetas,
no te acotes.

Lo que hace que destaques no son las etiquetas.
No te acates etiquetas,
no te acotes.

Me gusta pero es fea, me atrae pero es negro,
me agrada pero es calvo. Sí, es linda pero es gorda.

Tú cuando tocas no tocas etiquetas.
No te acates etiquetas,
no te acotes.

Es un plasta, un aburrido, un cobarde, un calzonudo.
Es un pobre fontanero,
no debe de saber quién es Bukowski.

Qué esperabas, es peluquera.
No te fíes, es extranjero.
Es un poco marimacho, un maricón.
Si yo fuera osado, resuelto, valiente, lo haría.
Lo que pasa es que soy tímido y débil, medio tonto.
En el fondo soy un fracasado.
No soy guapo ni exitoso.
Es que es tarde, ya estoy viejo.
Es que él vale y yo no.

Basta de usar las etiquetas como ataques;
no ataques ni te ataques, no te acotes.
Que las etiquetas no te inquieten ni te aquieten.
No te acates etiquetas,
no te acotes.

Discútete etiquetas. Desacátate etiquetas.
No te acates etiquetas,
no te acotes.

Finiquítate etiquetas. Quita y quítate etiquetas.
No te acates etiquetas,
no te acotes.

Somos más que un paquete de etiquetas,
nuestra masa es más bien un mazacote.
Reconozcamos en nosotros lo sensato y mentecato.
No te acates etiquetas,
no te acotes.

La etiqueta es una estaca, es una cota.
No te estaques, no etiquetes, no te acotes.

Cata mundo,
cata vida,
no te pongas coto.

No te acates etiquetas,
no te acotes.

Deja un comentario