Deja mujer

Share on FacebookTweet about this on Twitter
texto
Deja, mujer, que te esboce mis besos,
que atraviese travieso tu revés al inverso,
que traspase tus poses y me pose en tu peso
y traspire en tus poros esta pira que tengo.
Deja, mujer, que te esparza mis versos,
que regurgite en tu jeta este agite que tengo,
que inmerso en tus marzos tú me hagas de almuerzo
y que tu torso esté terso al atarse a mi esfuerzo.
Deja, mujer, que te aplique mis coplas
que cual cópula al palo te compilo y te pulo,
que me acerque a tu cerco y que surque tus arcas…
que en tu arco me aparque
y te diga algo puerco.

O que me atenga a tu tanga y te haga el tongui-tongui,
o que te enganche en mi chingo y te haga el changa-changa,
o que tu teta tutele y en tu tela titile
y que cachonda en mi chongo digas ¡síííí!
O que mi miembro te asombre y te cimbre tu sombra,
o que me amplíes tu plano y tu templo contemple,
o que en tus pliegues me apague y a tus pagos me apegue
y que mi gasto te guste y digas ¡síííí!
O que te trinque de a trancos y en mi tronco te atranques
y que en mi costa te atraque y traqueteos te cueste;
o que te acueste, te sobe y te suba a mi cuesta
y que ni casta ni diva digas ¡síííí!
O que trepane mi pene tu tripa atrapada
y que en tu díscolo culo recale y me cuele;
o que acaricie el carozo de tu vientre abierto
y que me vierta en tu orto y digas ¡síííí!