Hambres

Share on FacebookTweet about this on Twitter
texto
Hombres con hambre de hembras, hembras con hambre de hombres. Hembras con hambre de hembras, hombres con hambre de hombres. Hombres con hambre de hombres y de hembras, hembras con hambre de hembras y de hombres. Hombres-hembra con hambre de hembras, hombres-hembra con hambre de hombres. Hombres-hembra con hambre de hombres y de hembras y hembras-hombre con hambre de hombres. Hembras-hombre con hambre de hembras, hembras-hombre con hambre de hembras y de hombres. Hombres con hambre de hombres-hembra. Hombres con hambre de hembras-hombre. Hembras con hambres de hombres-hembra. Hembras con hambre de hembras-hombre. Hombres-hembra con hambre de hombres-hembra y hombres-hembra con hambre de hembras-hombre. Hembras-hombre con hambre de hombres-hembra y hembras-hombre con hambre de hembras-hombre.

Hay hombres,
hay hembras,
hay hambres;

hay hambres,
hay hembras,
hay hombres.

Los hombres y las hembras son hambres;
decir “hombre” y decir “hembra”
es decir nombres.

Lo que nombra al hombre no es su miembro,
lo que nombra a la hembra no es su hoyo.

Tú, hombre,
¿no te oyes en la hembra?
Tú, hembra,
¿no te hallas en el hombre?

Lo que nombra al hombre no es su miembro;
hombres y hembras somos miembro y somos hoyo.
Tu miembro y mi miembro en la cavidad de la vida
y el gran miembro de la vida en nuestros hoyos.

El hombre es parte de la hembra,
la hembra es parte del hombre.
Los hombres y las hembras son hambres;

hay hambres,
no importa el nombre.

En la sombra del hombre cimbra la hembra,
en la sombra de la hembra cimbra el hombre.

Y en la siembra del hombre y de la hembra,
el asombro:

somos hambres,
somos hembras,
somos hombres.