No pretendas entender todo

Share on FacebookTweet about this on Twitter

¿Quieres entender todo? ¡Mejor tiéndete y distiéndete!

Creo que tenemos varias manías, entre ellas la de querer entender todo… Puede parecer contradictorio, pero diría que a veces la mejor manera de entendernos es tendernos y distendernos. ¿O no creen que es una buena manera de sacar la cabeza de nuestros lemas y dilemas y vernos reflejados en los demás? Acá va un video que habla del tema…

Atiende lo que te digo:
no pretendas entenderlo todo.
Pretender entender todo
es desatender la realidad
de que todo día tiene infinidad de estados,
de que todo estado tiene infinidad de estadíos,
de que de cada estadío
podrían hacerse infinidad de estudios,
y que no tiene sentido que tu estadía en tu día
se reduzca a estudios y estudios
de estadíos y estados.

Atiende, si te logras desprender
del afán continuo de comprender
y te prendes a aprender de la infinidad de afinidad,
de la infinidad de unidad que anida en todo,
aprenderás a prendarte
de  todo dar, de todo arte,
y verás todo lo que podrás emprender
aún sin comprender.

Atiéndeme, te repito,
no pretendas entenderlo todo.
Sólo tiéndete.
Y distiéndete.

***

Deja un comentario